image not found

La Nutrición y las Lesiones deportivas

En contadas ocasiones, solemos recibir en consulta a algún deportista que recientemente ha sufrido una lesión, o bien, desafortunadamente alguno con los que trabajamos habitualmente debe parar su progresión debido a un episodio lesivo. Ante ello siempre existe la duda de si la alimentación puede ayudar a mejorar los pronósticos o incluso curarla. A esto último, claramente NO, ya que aunque una buena elección dietética puede mejorar los pronósticos en algunos casos, no obra milagros.

Las últimas evidencias nos muestran que una correcta alimentación tiene un papel destacado en cuanto a 2 puntos principales:

  • Como método de prevención: ya que una lesión puede aparecer o llegar a ser más o menos grave dependiendo del estado previo en el que se encuentra nuestro organismo. Unos niveles pro-inflamatorios y/o pro-oxidantes elevados, debido a una alimentación (entre otros muchos factores) que los promueve, propicia un aumento del riesgo de lesión por sobreuso o la gravedad de lesiones agudas (impactos, roturas,…).
  • Como método adyuvante en la recuperación: se relacionaría con medidas paliativas, una vez instaurada la lesión con el fin de acelerar los procesos de recuperación. Algo muy importante cuando el deportista ha sufrido una lesión grave que no le permite movilizar una o varias extremidades.

El primer punto se relacionaría con que el deportista aprenda y consiga adherirse a una alimentación SALUDABLE, que implica unas características antiinflamatorias y antioxidantes (consumo elevado de elementos antioxidantes como fitoquímicos, vitaminas y minerales). Para ello la base de su alimentación debería estar basada en alimentos de origen vegetal, ricos en estas sustancias: verduras, frutas, legumbres, cereales integrales, aceite de oliva, frutos secos,… así como en otros con características interesantes como protección de estos estados: pescado azul de pequeño tamaño por su alto contenido en ácidos grasos omega 3, lácteos fermentados por su contenido en pre- y probióticos,… Por el lado contrario, debería evitar aquellos alimentos o estrategias muy relacionados con estados proinflamatorios y oxidantes tales como: bebidas alcohólicas, alimentos altamente procesados (con alto contenido en azúcares refinados y grasas de mala calidad), deficiencias nutricionales,…. Consejos que no se alejan de lo que se suele pautar y ofrecer a cualquier persona que desee mantener su salud.

En cuanto al segundo punto. Se tratarían de estrategias más específicas que deberían ser SIEMPRE pautadas y consensuadas con un profesional de la salud (como por ejemplo un Dietista-Nutricionista (D-N)). Una inmovilización de un miembro implica una menor síntesis proteico-muscular, por lo que los procesos catabólicos superan los anabólicos y el sujeto tiende a perder masa muscular. Existen diversas estrategias, con más o menos peso científico, que en otros contextos han tenido buenos resultados como es el caso de personas encamadas por enfermedad. El control del balance energético, la ingesta y el “timing” de proteínas y su contenido en Leucina, el mantenimiento de una ingesta de grasas adecuada, el número de comidas y ciertas ayudas ergo-nutricionales (p. ej. el monohidrato de creatina, ácidos grasos esenciales y HMB), donde se descartarían los complementos alimentarios tan de moda actualmente como el colágeno, sulfato de condroitina y la glucosamina por su baja evidencia; serían puntos a tratar por un profesional en estas circunstancias.

Una lesión nunca es del agrado de nadie que practica deporte o de quien se dedica profesionalmente a ello, pero evitar riesgos se encuentra en nuestra mano, así como mejorar todos los aspectos posibles de recuperación cuando ésta se ha instaurado dejándonos asesorar por un profesional de la salud (médico deportivo, fisioterapeuta, preparador físico y D-N).

Dr. Néstor Vicente-Salar

Si quieres saber más sobre este tema, contacta con nosotros para organizar cursos y talleres (info@nutrievidence.es) o bien consulta la siguiente bibliografía:

  • Parkkari J. et al. Is it Possible to Prevent Sports Injuries Review of Controlled Clinical Trials and Recommendations for Future Work (2001)
  • Tipton K. Nutrition for Acute Exercise-Induced Injuries (2010)
  • Wall, B. et al. Strategies to maintain skeletal muscle mass in the injured athlete: Nutritional considerations and exercise mimetics (2014)
  • Rondanelli, M. et al. Food pyramid for subjects with chronic pain: foods and dietary constituents as anti-inflammatory and antioxidant agents (2018)
2017 Copyright Nutrievidence Salud, Nutrición y Deporte S.L