fbpx
image not found

Dieta para SIBO

Hoy vamos a hablar sobre la dieta para SIBO, ya que últimamente hemos recibido algunas consultas sobre si nuestros servicios también abarcan otros tratamientos más allá de objetivos relacionados con una mejor o peor alimentación.

Aquí en Nutrievidence, como Nutricionistas en Elche y Alicante que somos, estamos más que acostumbrados a tratar toda clase de patologías. No solo nos ocupamos de hacer dietas personalizadas o planes de pérdida de peso, también evaluamos casos donde la sintomatología nos indica que algo no está funcionando como debería. Empecemos por lo básico

Dieta para sibo

¿Qué es el SIBO?

El SIBO es un trastorno alimenticio que afecta al intestino delgado, sus siglas (traducidas del Inglés al Español) quieren decir sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado. 

Puede parecer que sean lo mismo, pero aunque no sea así, SIBO y el desarrollo de intolerancias alimentarias van muy de la mano, ya que a efectos prácticos, el SIBO hace que nuestro cuerpo responda con unos síntomas similares a cuando se padece alguna intolerancia (como a la lactosa o a la fructosa), por eso es tan importante seguir una planificación dietética específica para tratar el SIBO cuando uno/a es diagnosticado. 

Síntomas del SIBO

Desde que la comida del estómago, esta recorre entre 8 y 10 metros de intestino (entre intestino delgado e intestino grueso). En el intestino grueso viven centenares de miles de millones de bacterias que se ocupan de regular lo que conocemos como el proceso de digestión, pero cuando sufrimos de este trastorno, digamos que hay una “sobrepoblación de bacterias” en el intestino delgado, estas comienzan a proliferar bacterias en un lugar que no les corresponde, dañándose el epitelio intestinal, y por tanto, los nutrientes ingeridos no son correctamente absorbidos por nuestro cuerpo. Como nuestro intestino no puede realizar correctamente su función, nos genera síntomas como: 

  • Hinchazón Abdominal
  • Gases
  • Estreñimiento o diarrea
  • Dolor después de comer
  • Anemia

Entre los nutrientes que peor digerimos debido a este aumento exponencial de bacterias, destacamos la malabsorción de grasas, hidratos de carbono, proteínas, ácido fólico, vitamina b12 y vitamina K (entre otros nutrientes).

Aclarada la patología y sus correspondientes síntomas, vamos con el apartado que nos interesa: 

Dieta para SIBO: Recomendaciones.

Dependiendo del tipo de bacterias, por lo general acaba siendo necesario un tratamiento antibiótico, eso sí, nuestra mejor baza siempre será llevar a cabo un tratamiento nutricional, con una dieta pensada para el SIBO. El único inconveniente es que hay ciertas personas que la encuentran algo estricta, sin embargo, cuanto antes la empecemos, antes acabaremos. 

¿Qué debemos evitar?

Debemos centrarnos en evitar fuentes de azúcar y edulcorantes artificiales. También dejamos de lado productos que contengan lactosa.

Por norma general en estos casos, también es conveniente tratar de controlar la ingesta de fructosa por el riesgo de que se haya desarrollado una intolerancia a este azúcar de forma colateral, ya que al no contar con las encimas correspondientes, se podría dañar la pared intestinal.

Para ser concretos, hagamos lo posible por evitar consumir: plátanos, kiwis, mandarinas, naranjas, arándanos, melón, sandía ó piña.

Te ayudamos. Contacta sin compromiso.

Ahora que sabes los alimentos que debes evitar… ¿Te gustaría seguir una dieta personalizada para tratar el SIBO?

📲Contáctanos a través de este link para que podamos ayudarte con tu caso ¡Nuestro equipo estará encantado de atenderte!

No olvides echar un vistazo a nuestras redes sociales para no perderte ninguna de nuestras novedades.

✔️ Síguenos en Instagram

✔️ Sigue a nuestra página de Facebook.

2022 Copyright Nutrievidence Salud, Nutrición y Deporte S.L | Diseño Web